13/1/17

tejeRedes: colaboración

Imagen vía tejeRedes
Hasta hace relativamente poco, los procesos colaborativos solo se daban en los grupos de afinidad.

Actualmente, la red permite encontrar fácilmente personas que, sin llegar a ser del todo afines, permiten un cierto grado de confianza con la que desarrollar colaboraciones efectivas.

Por otra parte, las teorías del aprendizaje han ido evolucionando hasta llegar al conectivismo.

Imagen vía la Red

En los grupos online, las relaciones jerárquicas no suelen dar buen resultado porque, a la mínima desavenencia, cualquier pequeño grupo se puede separar del grupo principal y crear su propio grupo online con temática similar.

Y lo que es peor, suele acabar despotricando del grupo del que salió; con el obvio prejuicio para ambos.

Así que es mejor establecer desde el principio relaciones colaborativas comenzando por la netiqueta.

Como una imagen vale más que mil palabras, convendría ver estos grupos online colaborativos como un jardín, según el curso de tejeRedes.
Imagen vía tejeRedes

En dicho jardín, cada cual puede elegir el rol que estime oportuno. Algo de esto ya te comenté en el post de gamificación informal.

Un detalle muy curioso de estos grupos informales es que, además de la netiqueta, hay una norma tácita:

Quien propone se lo come.

Por lo que el rol de moderador, administrador, tejedor, articulador, community gardener,... no suele ser de lo más queridos y, al final, suele ser un pequeño grupo el que asume este rol de forma colectiva.

El problema de cómo se organizan entonces las tareas, lo estuve viendo en el MOOC de Aprendizaje Cooperativo. Pero esa es ya otra historia.

¡Ah! Yo trato mis blogs como jardines.


Si te ha gustado el post, compártelo en las redes.

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Cristian, daré el ;) como VºBº.

      Eliminar
  2. Buena conexión de las normas de netiqueta con las conductas adecuadas para la articulación de una comunidad virtual !!!!! Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Beto, a veces, nos metemos en programas complicadísimos y nos olvidamos de la más elemental cortesía. Y luego, pasa lo que pasa.

      Eliminar

Cuida la netiqueta al comentar.